lunes, 4 de febrero de 2008

Perspectivas Macroeconómicas de México en 2008

La economía presenta un escenario de riesgo encuanto a crecimiento económico, sin embargo presentamos un ciclo económico bastante suave ha ayudado a que la demanda interna se fortalezca y el gobierno ha adoptado una política fiscal anti-cíclica. Esto también contribuye a que en México se presente una mayor solidez para hacer frente a las condiciones de la economía norteamericana.

Debido a la desaceleración de la economía en los Estados Unidos, las instituciones nacionales e internacionales han revisado sus espectativas de crecimiento en 2008, así como para las condiciones de inflación. Las revisiones de los pronósticos para el crecimiento económico (incremento de PIB) en 2008 de Banamex (3.6-2.9%); BBVA Bancomer (3.4-2.7%); HSBC (2.76%); Concamin (3.4-2.8%) y la SHCP (3.7-2.8%) fueron en promedio de 3.525 a 2.8%. En cuanto a la inflación los pronósticos van de 3.8 (BBVA Bancomer) a 4.11% (HSBC) a diciembre de 2008. Por su parte, el pronóstico de inflación de Banamex es del 4.04%. El tipo de cambio se pronostica de 10.8 a 11.10 pesos por dólar en promedio anual.

De acuerdo con BBVA Bancomer la tasa de fondeo se mantendrá en 7.5% a pesar de que las presiones inflacionarias se han diluido y debido a la intensificación de los riesgos sobre el crecimiento económico.

En los negocios, es aconsejable considerar, a la hora de buscar oportunidades y mitigar las amenazas que los sectores más prometedores en la economía mexicana son la construcción, los servicios, el comercio y el turismo. El agropecuario también es un sector que pueden contribuir a sortear el entorno externo, debido a la coyuntura actual de los aumentos en los precios del maíz.
El petróleo nuevamente hará lo suyo en pro de la economía mexicana, ya que se esperan ingresos de éste por el alza de los precios del crudo. Otra fortaleza de la economía en México, es el dinamismo de las exportaciones a países diferentes de los Estados Unidos, que representa el 80% de las ventas del país.
La recesión en Estados Unidos traería consigo efectos negativos en las inversiones y a los sectores ligados a la actividad en este país. Otros elementos de riesgo radican en rezagos en materia de competitividad, importaciones crecientes de alimentos y bienes de consumo, como la gasolina y la dependencia de la economía estadounidense, así como una mayor aversión al riesgo.
La inversión pública de alto impacto económico y social es un elemento fundamental para contrarestar los riesgos, y fortalecer el mercado interno. La pérdida de confianza afectaría el mercado de valores.
En conclusión, existen riesgos derivados de las condiciones económicas en Estados Unidos, debido a la estrecha relación con este país. Sin embargo, la política fiscal contra-cíclica que ha adoptado México, una mayor solidez macroeconómica, la expansión del gasto interno, la fortaleza en los sectores de la construcción (en contraste con el de Estados Unidos), y del turismo, representan oportunidades, que deben ser aprovechadas en los negocios y que hacen posible tener una perspectiva más positiva de evitar el desplazamiento del ciclo económico norteamericano a México en forma total. La desaceleración en México ha sido suave y concentrada en unos cuantos sectores, dinámica que se espera continúe en 2008. Sin embargo, la incertidumbre es el factor dominante en este cambio de ciclo. Lo recomendable y mantener la calma y apostar por una mayor inversión pública y privada.